Holomedicina

Los nuevos conocimientos del saber que emerge con pertenencia a la medicina necesitan ser representados adecuadamente; necesitamos conceptos muy distintos a los actuales y mucho más interrelacionados, capaces de darnos explicaciones globales y locales integradas (glocales-unificadas) y a mi entender la Holomedicina cumple con estos requisitos –que sustento en la teoría de sistemas, como base epistemológica.

La Holomedicina está llamada a comprender la realidad de la “medicina” más allá de lo que ha significado la Biomedicina. Su nomenclatura conceptual se define a través de un orden explicado-implicado de conjunto de sistemas holónicos. En esta noción de mundo-holograma natural, inherente a la medicina, todo está plegado dentro de todo, las interdependencias y las integraciones son el fundamento de la realidad holomédica y del sujeto-persona humana.


La Holomedicina deviene en el campo del saber médico, como una ciencia de diversidad integrativa, que nos ayuda a superar el actual aparato conceptual clásico de la Biomedicina –riguroso, por su objetividad, determinismo, lógica formal y verificación– que resulta corto, insuficiente e inadecuado para simbolizar o modelar realidades que emergen a partir de nuevos saberes y conocimientos pertinentes que se han ido creando, ya sea en el mundo subatómico de la física cuántica, como en el de las ciencias de la vida (matemáticas cualitativas, borrosidad, sistemas no lineales, teorías del caos) y en las ciencias sociales (redes complejas, fractales, etc.).

Se trata de comprender fenómenos humanos complejos en su totalidad, devenidos de las relaciones interactuantes de sus partes. Las esferas dimensionales física-biológica, antroposociológica se expresan en el campo del conocimiento de la medicina desde una diversidad heterogénea, transdisciplinar.

Holomedicina – heterogeneidad de la medicina 

La heterogeneidad de la medicina en el marco de la Holomedicina se hace evidente en sus sistemas, en sus procesos, principalmente en la situación de partida; esta es una de las heterogeneidades básicas que se debe comprender, porque está relacionada con el ámbito de la enfermedad –donde la enfermedad sentida es distinta de la categorizada y valorada, a su vez si contemplamos el escenario donde el proceso ocurre, la enfermedad puede ser banal, grave, aguda, crónica. Otra heterogeneidad es la praxis médica, ya que es, simultáneamente, praxis dirigida a fines, praxis normativa y praxis comunicativa y, desde este punto de vista, no hay dos actos médicos idénticos. Finalmente hay heterogeneidad en la institucionalización de la atención médica-de salud, lo que da origen a distintos subsistemas-patrones de utilización de recursos, que determinan perfiles en la formación de grupos profesionales.

 

Holomedicina y la profesionalización médica


Los profesionales en este nuevo escenario de la Holomedicina han de ser nuevos actores-nuevos personajes del conocimiento integrado y diverso. Esta nueva noción de profesionalización holomédica ha de ser descrita a partir de las diversas esferas dimensionales, tomando en cuenta sus procesos y principios que comportan sus relaciones –transdisciplinar–, lo que permitirá diferenciarse de la actual práctica donde ciertos grupos intentan obtener control exclusivo sobre algunos recursos de su área de trabajo, como lo medicocéntrico, y sobre especialidades hegemónicas.


A partir de esta relación Holomedicina-profesionalización médica, se deben replantear los principios por los cuales los grupos profesionales sanitarios institucionalizados imponen actualmente a sus afiliados normas de conducta, su formación académica, su participación en asociaciones, colegios profesionales, federaciones. También se debe revisar la interacción con los organismos de poder –el Estado, la empresa privada y otros grupos– con la finalidad de transformar su influencia potencial más allá del control reglamentario, sancionado por la ley, sobre asuntos como la certificación (grados-licencia o licenciatura), explícita al dominio en que pueden ejercer una práctica médica.